Cosmética natural

Make the Switch: ¡Pásate a la cosmética natural!

Cada vez somo más los que nos preocupamos por los ingredientes que contiene (y no contiene) aquello que ingerimos. Oímos hablar de alimentos de cultivo orgánico y/o ecológicos, le declaramos la guerra a las grasas “trans” y a los azúcares refinados y nos aprendemos nombres imposibles de los llamados “súper alimentos”.

Y es que ya lo dijo el filósofo alemán Ludwig Feuerbach: SOMO LO QUE COMEMOS. Sabemos que lo que comemos tienes efectos directos (beneficios/daños) sobre nuestros cuerpos, pero ¿somos conscientes de que en realidad un 60% de lo que penetra a lo largo del día en nuestros cuerpos lo hace a través de la piel?

Desde Deluz Natural Cosmetics creemos a pies puntillas en la importancia de una alimentación consciente, pero vamos más allá y nos atrevemos a reescribir la cita de Feuerbach: SOMOS LO QUE COMEMOS + LO QUE COME NUESTRA PIEL. Si evitamos la ingesta de toxinas, entonces ¿por qué somos tan flexibles cuando se trata de aplicarlas sobre nuestra piel?

La información es poder, pero empezar a leer los INCI (listado de ingredientes de productos cosméticos) puede ser todo un reto ya que la nomenclatura de muchos de estos componentes puede parecernos un nuevo idioma y lo cierto es que la mayoría de nosotros no habla “INCI”. Desde Deluz Natural Cosmetics queremos informar y concienciar y ayudarte con el cambio que te proponemos: descubrir la cosmética consciente, pasarse a la cosmética natural.

¿Cosmética natural? Te suena, has oído hablar de ella, ¿pero de que se trata? Debes saber que no existe una normativa europea común, pero se habla de cosmética natural cuando por lo menos un 95% de los ingredientes de estos productos son de origen natural, reemplazando a los elementos químicos que caracterizan a la cosmética tradicional. La cosmética natural utiliza conservantes en la medida de lo necesario, en interés de la salud humana y la no contaminación de los productos una vez abiertos.

Más allá de las formulaciones, en la cosmética natural también prima el proceso de producción, en el que se trabaja por minimizar su impacto en el planeta. Se trata de cosmética consciente y sostenible, con ingredientes que no dañan el medio ambiente una vez corren por los desagües de nuestras casas.

Una de las mayores leyendas que acompaña a la cosmética natural son las dudas sobre su efectividad. Existe la falsa creencia de que un cuidado efectivo de la piel pasa por la utilización de químicos agresivos, cuando en la naturaleza podemos encontrar ingredientes igual de potentes.

Fragancias artificiales, alcohol, parabenos, agentes espumantes sintéticos, entre otros, son ejemplos de ingredientes comunes de la cosmética tradicional. Sabemos que en su gran mayoría tienen efectos irritantes en la piel, pero es que además desconocemos otros efectos potenciales por su acumulación (usamos una media de 15 productos al día) o interacción con otros ingredientes químicos permitidos en la cosmética tradicional.

Si la naturaleza es capaz de darnos alternativas eficaces a esos elementos químicos, ¿por qué no considerar un nuevo enfoque, natural y más consciente, para nuestra rutina de cuidado de la piel?

Si bien todos y cada uno de los tipos de piel pueden beneficiarse de dar el paso al cuidado natural de la piel, es cierto que la cosmética natural es particularmente beneficiosa para las personas que sufren de sensibilidad cutánea ya que se elimina la gran mayoría de irritantes, propios de la cosmética tradicional.

Pasarse a la cosmética natural es pasar de todo aquello innecesario con lo que hoy alimentas tu piel,  ¿te animas a dar este paso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.